miércoles, 22 de diciembre de 2010

LA TENTACIÓN



Sabe que no es lo que se espera de ella.
La mujer tiene la mirada perdida
y el cuerpo todo
ansioso y predispuesto.

Se acerca tímida pero decididamente.
Camina con la seguridad del cazador furtivo
que tiene a la presa en la mira.

Ya no hay tiempo ni excusas
para dudar
para desistir
para el arrepentimiento.

Sabe que no está bien visto.
Tiene el alma embarcada
y el corazón incorruptible.
Digamos que el placer
es su único horizonte.

Entonces sin más
se brinda entera,
se entrega a la pasión,
se funde en el deseo mismo.

En puntas de pie,
sigilosa pero firme,
con una mano
sutil pero intranquila
se cuelga del dulce fruto
como un animal
desesperado y satisfecho.
Como un ala cómplice
el otro brazo hace equilibrio
con el bolso de red de los mandados
bamboleante.
Cuando pasa por la morera
que está junto a las vías.

No hay comentarios:

Publicar un comentario