jueves, 6 de octubre de 2011

YO TENGO FE (3)

Como los profetas más célebres y antiguos, están en cualquier esquina. El altar de los auténticos predicadores contemporáneos es la calle.
LA PROMOTORA DE DIOS Eran los días de la campaña electoral y entre los afiches de los sonrientes candidatos irrumpía un stand particular cuya consigna nada tenía que ver con esa elección: “Lea la palabra de Dios, la Santa Biblia diariamente”. Desde hace dos años, los Testigos de Jehová tienen autorización municipal para ocupar una porción de la esquina más tradicional de la ciudad: Corrientes y Córdoba, junto a la Bolsa de Comercio. Los viernes y sábados, desde hace algunos años, Viviana es “promotora de Dios”. Antes lo fue para campañas de importantes empresas y productos hasta que un día se volcó por completo a la Fe y se dedicó a promocionar su religión. “Los tiempos han cambiado. Nuestro objetivo hoy está marcado por las necesidades de la gente. Antes era enseñar doctrinas; hoy se trata de acercar ayudas prácticas a los problemas que los aquejan. Las revistas que se llevan tratan puntualmente temas de depresión, de stress”, explica. Despertad y Atalaya –con tiradas medias, entre ambas, de casi 80 millones de ejemplares en más de 80 idiomas- son las publicaciones principales que se imprimen en Buenos Aires, en talleres propios con rotativas de alta velocidad. “Empleamos diversos métodos para llevar a cabo la comisión de Jesús de predicar y hacer discípulos”, señala Fabio, un joven representante del Servicio de Noticias de la iglesia, y agrega: “predicamos en los mercados, en las calles y en otros lugares públicos. También nos comunicamos por teléfono o por carta y, si surge la oportunidad, damos testimonio mientras realizamos nuestras labores cotidianas”. No obstante, el medio que más utilizan es lo que caracteriza a este grupo: la predicación de casa en casa, un precepto de base bíblica. Pero hay una curiosidad que es un verdadero salto comunicacional: tanto en Formosa como en Chaco –según informa el área noticiosa de los Testigos de Jehová– se están conduciendo cientos de estudios bíblicos a las comunidades Wichís y Tobas en sus lenguas de origen. Además de las ya existentes congregaciones en habla guaraní, quechua, chino, árabe, lenguaje de señas, alemán, armenio y ruso, entre otros. Todas las voces, todas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario