domingo, 25 de diciembre de 2011

LA REVOLUCIÓN ESTÁ EN EL AIRE




Escribe: Joaquín Castellanos
Fotos: Leonardo Vincenti
  
A los treinta años, el hombre que nació acá a la vuelta participaba de la  organización de lo que terminaría siendo después la Revolución cubana.
Eugenia, Lisandro y Luis andan más o menos por la misma edad, y desde el fondo del centro cultural La Toma, en Tucumán al 1300, están convencidos de que hoy transformar la realidad es posible pero desde otro frente de batalla: la radio.
El principal requisito para permitirse ser un factor de cambio es demoler  un mito muy enquistado: con el paso del tiempo y la asunción de obligaciones, hasta el más díscolo de los mortales establece prioridades materiales por encima de las utopías. Y en la Radio Popular Che Guevara, a propósito, las cosas funcionan de otra manera.
            Todos tienen trabajos convencionales, y familias y amigos. Pero también se hacen un lugar para atender dos pasiones que se funden y confunden en la práctica: la comunicación y la militancia.


“Nuestros valores son conciencia, solidaridad, autogestión, revolución, cultura, comunicación. Son elementos que tienen que estar vivos en esto” dirán, acerca del perfil de la emisora que desde 2010 llevan delante de un modo particular.
“Es una radio sin antena”, se lee en el blog de la radio, en relación a la baja potencia que tiene la señal de aire: un transmisor casero de 10 vatios, básico, construido a partir de un taller de la Red de Medios Nacionales Alternativos que les permite estar al aire esporádicamente en el 100.3 del dial.
Pero lo que compensa esa debilidad en el alcance, es la cobertura periodística de actividades sociales y temas de agenda propia que resuelven a través de su presencia en Internet. Inicialmente transmiten música y producción artística on line pero además publican informes multimedia a través de un blog (http://radiocheguevara.blogspot.com) y otros sitios alternativos.
“A través de una computadora y un programa de automatización uno puede prescindir de un operador. Y eso es algo positivo que antes no se podía hacer. La radio anda sola. E Internet es un lugar de difusión masiva de libre acceso”, explican sobre la automatización de una señal que los posiciona como el comienzo de algo que va a venir.


_ Físicamente ¿adónde funciona la radio?
_ Está en la parte de atrás, en un altillo, detrás de los galpones. Pero sé que como es ahora la cosa, trabajan desde distintos lugares desde sus computadoras.
            En La Toma, su presidente Carlos Gioldi llega desde el subsuelo. El lugar fue en los ’90 una de las mayores sucursales de Hipermercados Tigre hasta que, declarada la quiebra y el abandono empresarial, fue recuperado como espacio cooperativo, productivo y cultural, por sus trabajadores.
“Lo que propugnamos es haberles dejado aquí un lugar, que se desarrollen, ser los impulsores, pelear por que sea absolutamente pluralista y que tengan voz los trabajadores y el pueblo de las luchas que no necesariamente en muchos medios, por razones comerciales, son escuchadas como se debe”, remarca el dirigente.
De hecho, pese al desconocimiento que pude suponer la débil potencia de su señal, la Radio Popular Che Guevara es uno de los medios más reconocidos e importantes en el quehacer de las organizaciones sociales de la ciudad y la región.
           

“Yo tengo mi grabador, mi cámara y mi computadora –dice Eugenia, y continúa-, y con todo eso me fui a Ludueña. No tengo ni bicicleta pero con eso llegué a ese lugar al que supuestamente no podés entrar y menos con esas cosas de valor. Fui sola, y a mí nadie me conoce, eh… Y no me pasó nada: cubrimos todo, grabamos, hicimos el laburo sin ningún problema”.
La referencia es al trabajo que realizaron en el Cabildo Abierto de Juego y Cultura Rosario 2011, una actividad que se realizó a fin de año en la ciudad y de la que poco y nada se ha dicho en los grandes canales de TV, radios, diarios y portales de noticias de la ciudad. En efecto, los audios de las entrevistas, un breve reporte del encuentro y las fotografías pertinentes de la cobertura de la 100.3 e Indymedia –una red de periodistas independientes de alcance internacional- fueron dispersados por diversos sitios alternativos para dar cuenta de lo ocurrido en la plaza Pocho Lepratti y la escuela del barrio de zona noroeste.
“Estamos siguiendo el pulso de lo que está pasando que es lo que no se difunde mucho”, aseguran con el alivio profesional de quienes no van detrás de las noticias de la coyuntura mediática porque establecen, con sus tiempos y a su modo, su propia agenda.


El último rasgueo de las inconfundibles guitarras de Zitarrosa precede a la cálida voz de Anabel Barboza. “La Radio Popular Che Guevara  está naciendo como flor en primavera, como una revolución de raíces profundas, diversa y pluricultural”


No es que no estén conformes con lo conseguido desde el comienzo, hace poco más de un año. Pero quieren más. La radio que pertenece a la Cooperativa Trabajadores Solidarios en Lucha lleva un subtítulo en la identificación que intenta ser más que un slogan: “Guerrilla comunicacional”.
Aunque, como buenos militantes, corren parejo en el uso de la palabra, y dejan en claro que tienen mucho por decir, Lisandro es el más entusiasta y explica que el interés por tener aire, más allá de Internet y otros artilugios, nada tiene que ver con un fin de lucro o de vanidad profesional sino, todo lo contrario: es algo estrictamente estratégico desde las ideas. 
“Tenemos una necesidad de comunicar. Y sabemos que vamos a poder dar batalla con las palabras cuando todos sepan que estamos acá. Por ahora la hacemos como podemos, es el sueño que está latiendo…”, explica. Y agrega otro deseo colectivo que apunta a sostener en el tiempo el proyecto, más allá de ellos mismos.
Queremos que, en un futuro, surjan chicos y chicas que quieran comunicar desde su lugar lo que hacen, lo que dejan de hacer, lo que son. Desde el grupo de cumbia cruzada, de reggaetón, folcklore o tango, o cualquier otra actividad de la cantidad tremenda que hay en los barrios. Y si eso se comunica es una revolución cultural”.
            Luis, en cambio, es menos efusivo pero cuando se asoma desde detrás de su computadora portátil es porque tiene alguna opinión formada que dar a conocer.
“La comunicación tiene que ser una herramienta que no sea sólo academicista o que permita ejercerla sólo a quien es dueño de medio o quienes trabajan para él… sino que cualquiera puede ser comunicador popular… reivindicamos la comunicación popular”, dice.


Ahora están planificando algo junto a otros colegas que se interesan por los mismos temas o quieren sumarse a las coberturas en las que ellos trabajan.
Iván acaba de llegar a la reunión. Una remera de los Fabulosos Cadillacs, barba de estudiante universitario y saludo con acento mejicano. Hace tres años que llegó a Rosario, desde Querétaros, en el centro del país azteca. Una vez había visitado Argentina, y la visita lo decidió por venirse a estudiar acá. “Me gustó la vinculación militante y la forma en que la gente asumía la participación popular, un poco decepcionado en 2006 de la situación política de mi país”, cuenta. Está en la carrera de Ciencias de la Educación en la Facultad de Humanidades y Arte de la UNR, y participa de Radio Mestiza, otro proyecto que desde la web promulga una propuesta de identidad latinoamericana que intenta reivindicar las comunicaciones como medio e instrumento de cambio social.
“Creemos que no sólo basta con emitir sino que también hay que intervenir –asevera, y prosigue-; y eso genera la acción de poder reflexionar desde las comunicaciones”.
            En la mesa, además de los chicos de la radio e Iván está sentada Miriam que, pese a estar haciendo sus primeras experiencias en la radio comunitaria Aire Libre, se acercó al grupo para aportar lo suyo. Ella estudia Locución en ISET 18, hizo trabajos barriales de recreación, de alfabetización, y también  estudió ciencias de la educación. Cree que la creación de un colectivo de trabajadores de prensa con un medio propio es cosa seria.


Una vez más, el histrionismo y la voz de Lisandro irrumpe en la atmósfera de murmullos de la cafetería para marcar su postura. “Queremos vivir no de la radio sino en la radio.  Porque ahora todos tenemos nuestros laburos de otra cosa y no podemos dedicarnos a lo nuestro como quisiéramos”.
“Nos conocimos trabajando en medios de comunicación –dice Luis, y contribuye a la postulación de su compañero-; no somos militantes que queremos hacer comunicación sino comunicadores que militamos en la comunicación”.
El juego de palabras, como la alegría y el ímpetu lúdico que tienen al pensar la radio, en definitiva, no es ningún juego.
“Pensamos la autogestión de un medio que se identifique y revele la identidad de izquierda, de sentirse un medio de izquierda y no uno lavado, progre … pero también vemos la necesidad de que ese medio nos genere algo que no debe significar, por ser de izquierda, la autoexploración constante del trabajador sin patrones…”, sostiene Luis con un entusiasmo en la alocución que apenas le deja juntar el aire necesario para llegar al final de la frase. “Queremos ser un medio de izquierda que nos genere sostenibilidad laboral” completa.
Y se refieren a cierta estrategia que supieron llevar adelante en otro contexto a la que, creen, lo único que le faltó fue el equilibrio de no depender de nada ni de nadie para mantenerla en el tiempo.
“Teníamos una noticia del día y, a partir de eso, un móvil diario con una institución, organización, escuela o colectivo –evoca Lisandro, y continúa-; la conexión, el vínculo, la cobertura territorial. Eso es lo que queremos recuperar para el proyecto. A cada minuto, una radio viva, callejera. Y para eso hay que construir de a poco una estructura que nos permita ser trabajadores libres”, asegura.
  

“La juventud tiene que crear. Una juventud que no crea es una anomalía. Al lado de eso, su sensibilidad ante todos los problemas, frente a todas las injusticias, su espíritu inconforme cada vez que surge algo que está mal, lo haya dicho quien lo haya dicho. A todos los tipos de formalismo. Y pensar todos y cada uno cómo ir cambiando la sociedad. Cómo ir mejorando”.
Desde los carteles que en la calle dicen los precios de los cortes que ofrece la  carnicería popular, pasando por los talleres de costura de las chicas trans y subiendo las escaleras hacia el altillo que se trepa al cielo céntrico en el último rincón de La Toma. Flota en el aire el decir de Ernesto “Che” Guevara –el hombre que nació acá a la vuelta e hizo una Revolución que todavía hoy resiste-; su voz nítida, pausada y mecida en ese oleaje que mixtura el cantito caribeño con el tono rioplatense que le valió su apodo.
Sobrevuela todo lo que acá se habla y pasa.


“¿Si me imagino al Che en este contexto? –repite Eugenia la pregunta para ver por dónde empezar a responder. “Sí. Pobre Che; estaría encerrado todo el día allá arriba –señalando el altillo-; dormiría ahí, por lo menos. Algo muy loco…”
Y, a la vista de cualquier correcto ciudadano, hay algo de dulce y loable  desequilibrio mental en un sueño así que los convierte en una reedición social de los Locos de la Azotea en esta adaptación libre de las ideas guevaristas adaptadas a la comunicación y a los tiempos que corren.  
“Yo estoy en contra por completo de su decisión de agarrar las armas y si fuera por eso hoy tendría que echarlo de acá… pero es otra época –señala Eugenia y concluye categórica:- es otra selva”.
Es otra selva, dice.   
           

“¿Será que estamos haciendo revolución?”, se pregunta Lisandro como invitando a reflexionar.  
            Es la tarde de cualquier día de estos en el corazón de una manzana del pupo de la ciudad atiborrada de ventanas que parecen observar desde las alturas la insignificancia y la plenitud de ese cuartito vacío que es una radio sin la estructura convencional de una radio pero que desborda de contenido.
Lisandro guarda una explicación para el final.
“Que se llame Radio Popular Che Guevara tiene que ver un poco con esa locura: nosotros que queremos hacer radio en un lugar en donde sobran las estaciones. Que podríamos hacer un programa en una emisora que ya funcione con una gran estructura  pero apuntamos a tener nuestra voz. Será porque en La Toma aprendimos que los sueños se pueden hacer realidad. Un lugar como éste es muy simbólico, muy representativo…”
Cómo una flor en primavera. Como una revolución de raíces profundas. La voz de Analía Barboza.
Están convencidos y eso es algo que no hay ejército que pueda doblegar.
“Estamos guerreando a lo Che. Él está en nosotros porque estamos tomando los fusiles en los micrófonos –rezan-; nuestras armas de hoy son nuestra música, nuestras voces: las palabras y los silencios. La radio”.

(La presente es parte de la segunda entrega de una serie de crónicas llamada "LAS COSAS POR SU NOMBRE", dedicada a contar pequeñas grandes historias detrás de las instituciones y emprendimientos que se llaman como los rosarinos más célebres. La nota completa forma parte de la Revista Rosario Express de enero de 2012, que desde el miércoles 11 estará en los kioskos)

martes, 6 de diciembre de 2011

EL AULA HA VIVIDO EQUIVOCADA


           En la ciudad hay instituciones y emprendimientos 
que se llaman como los rosarinos más célebres. 
Está bueno asomarse a la vida cotidiana 
de quienes tienen la inmensa tarea de hacer honor 
a semejantes bautismos desde una labor social 
que merece ser contada.

Escribe: Joaquín Castellanos
Fotos: Sebastián Granata
  
           El amanecer que nace desde el lado del río es apenas un telón, no más que un decorado: nadie cruza la vía para venir a la escuela. Todos los que llegan a clases vienen desde este otro lado del paso a nivel, donde en las calles todavía hay cunetas y no tantos autos estacionados.
En Superí al 1200, a poco más de cinco cuadras al oeste de la Plaza Alberdi y a un par de casas del tendido del ferrocarril, la Escuela de Educación Media Nº 408 espera a los alumnos del turno mañana provenientes de los barrios Unión y Parque Casas, La Cerámica, La Esperanza y el FoNaVi de Parque Field.  
           Desde hace un año y medio, el colegio público secundario con orientación en Comunicación, Arte y Diseño lleva con orgullo el nombre de Roberto Fontanarrosa, una vez que el sentido común primara por sobre la burocracia.
           “No se le podía poner a la escuela el nombre de una persona que no tuviera como mínimo cinco años de fallecido –explica Alicia González, directora-; pero como de las cuatro figuras elegidas –además del padre de Inodoro Pereyra, las opciones eran Florencio  Molina Campos, Antonio Berni y “Pocho” Lepratti- en la votación arrasó Fontanarrosa, se decidió armar una fundamentación que llegó hasta Gobernación”.
El 16 de junio de 2010, casi tres años después de la desaparición del escritor y humorista rosarino, la Resolución 0754 del Ministerio de Educación provincial oficializó el bautismo e hizo justicia: “la 408”, tuvo por fin un nombre después de dos décadas de vida.


A comienzo de los ’90, la escuela cumplía sus funciones en otro ámbito. Creada por un grupo de padres, su sede anterior estaba en un rincón más acomodado de la zona Norte. En pleno corazón de Alberdi, del otro lado de la vía. Pero con el tiempo se debió trasladar de su antiguo edificio y la cooperadora decidió comprar la casa donde está  hoy. “Recientemente se hicieron los trámites para donarla al Ministerio para que la Provincia pueda construir y ampliarla”, dicen las autoridades.
La Ley Federal de Educación y otras medidas de corte neoliberal que repercutieron en las aulas, son algunas de las grandes responsables del deterioro que experimentaron ésta y otras escuelas de barrio.
Pero en 2009, además del reacomodamiento del sistema educativo que devolvió al nivel medio los cinco años de estudios, hubo en el lugar un cambio institucional. La dirección anterior había tenido inconvenientes graves por los que fueron sumariados, y asumió al frente de la escuela un cuerpo docente encabezado por González, que diez años después de su ingreso quedó como autoridad máxima. 
“Yo viví todas las etapas y me parece que hubo épocas en las que se les daba demasiada libertad a los chicos. Yo no digo que haya que tenerlos ajustados pero sí hay que marcarles límites. Cuesta, pero en 2010 se encaminó todo un poco más”, dice la directora, y agrega “lo que pasa es que este es un contexto muy particular”.


A diferencia de otros establecimientos educativos que exhiben en el frente con letras de molde su identificación, sobre una de las ventanas de la fachada hay un pasacalles que además del nombre del colegio reza “proyecto solidario Todos por los Niños; juntamos juguetes, ropa y alimentos”. Ecos de una colecta de la que la escuela participó junto al padre Montaldo a beneficio de chicos de los barrios Empalme Graneros y Ludueña.
Desde la vereda se ven en el patio interno las bicicletas sueltas en un incesante ir y venir del alumnado. Detrás de una reja, desde el fondo del veredón que lleva a la sala de profesores, una portera se acerca lentamente para abrir el enorme candado del ingreso.

“Acá no hay robos”, va a decir más tarde la vicedirectora Viviana Cacciatore, después de explicar los logros de las formas y los fines que se persiguen en la enseñanza adaptada a la demanda educacional y social de la escuela.
“Tiene que ver con la pertenencia: cuando el chico entiende que la escuela es suya, las cosas cambian”, sostendrá la docente.
“Estamos en barrios difíciles pero a pesar de eso los chicos son los mismos chicos que en todos lados, con los mismos intereses y los mismos problemas, básicamente. Son chicos especiales, sí; tanto como lo son los chicos que van a una escuela del centro. Cada uno con lo suyo, su idiosincrasia; distintos pero iguales. Los adolescentes en general son especiales”
Además de vicedirectora, es profesora de Biología. Hace 32 años que es docente y se apoya en esa trayectoria para permitirse ciertas transgresiones a las normas muy bien argumentadas.
“Una aprende a través de los años y con el tiempo se atreve a hacer cosas que sabe que pueden ir en contra de algunas reglamentaciones pero que son necesarias”, señala.


“En el 2008 tenía 16 años y quedé embarazada de mi primera hija, una de mis dudas era ¿qué hago con la escuela? Y, a los 17 años el padre de la nena me dejó y me quedé sola con mi embarazo –contó Ana Laura oportunamente, acerca de la convivencia de su maternidad y los estudios-; cursaba cuarto año y cada día se me notaba más la panza (…) no sabía si podría seguir yendo a la escuela”
Así planteaba su caso en 2009 una alumna de la “Roberto Fontanarrosa”, a la revista de la propia escuela. Y aunque la situación parecía ser motivo suficiente para que la joven mamá deje sus estudios, lejos de terminar en una deserción escolar probable tuvo su desenlace con madre e hija asistiendo a clases juntas.
           “Le dimos la medalla a la bebe y todo”, cuentan en la escuela.
           Pero lo más importante es que no se trató de una salida aislada: actualmente van a quinto año otras dos mamás adolescentes con sus respectivos ninños, una al turno mañana y otra a la tarde.


La sala de profesores es una especie de vestuario antes de que los maestros  salgan a la cancha. Rodeados de una pared divisoria forrada por libros y carpetas, los compañeros de trabajo intercambian pareceres personales o aspectos de familia con datos laterales del devenir educativo, mientras el aroma del café envuelve los minutos previos al timbre que llame a clases.
“Esta es una escuela que se caracteriza por la apertura: acá no se le niega la entrada a ningún pibe, no se expulsa a nadie, es la que venga. A partir de eso hay una gran libertad para los docentes de ir adaptando algunas materias –salvo inglés y matemática, por ejemplo, que no se pueden modificar, pero en otros casos tenés que adaptar todo a la situación de los chicos”, dice el titular David Muratore, titular de Lenguaje Multimedial y  Tecnología de la Información y la Comunicación.
“El enfoque es que con los medios que tenemos a mano –un celular, por ejemplo- podamos hacer otra construcción de la realidad que no sea la de los medios de comunicación en genera. Porque ya el hecho de anteponerle la palabra “villa” al nombre del barrio del que vienen los chicos ya los están estigmatizando. Porque si vos les preguntás cómo es su barrio, te lo van a describir más que como ellos lo ven, como lo ve Canal 3 o La Capital”, propone.
Y Muratore apunta a crear ese periodismo ausente por mano propia: “la idea es intentar romper con esos estereotipos y que ellos mismos se piensen así a sí mismos… Porque acá decimos, ¿tu realidad cuál es? ¿el secuestro y el asesinato? No: es tu vieja que sale a barrer la vereda todas las mañanas; sos vos que te levantás a las siete de la matina y venís caminando a la escuela… Eso que forma parte de la realidad pero no se cuenta en los medios…”  
            Saber y hacer saber que esto no es Disneylandia pero tampoco es Libia o la Franja de Gaza.


            Tiene la cara hundida entre los brazos, encima del pupitre. Cuando una autoridad del colegio está a punto de reprenderlo, el profesor sale en su defensa.
“Es que anoche estuvo trabajando hasta tarde”.
A la mujer se le desdibuja la rectitud de la mirada, y un compañero del dormido grita algo desde el fondo que es un módico y cariñoso ataque a la figura del fatigado alumno que por fin encontró una justificación para evadirse de la lección matinal.
Son chicos.
— ¿Alguien más trabaja de ustedes?
A la curiosidad le sigue un desentendimiento breve. En el caos adolescente,  una chica levanta la mano.
— Yo. Yo trabajo en una casa de familia
¿Hace mucho?
    Desde los 13 años.
A lo largo de la charla se sabrá que otros hacen changas, reparten volantes o
atienden un negocio familiar, entre otras cosas.


            Para ir del aula de 5º año “A” hasta la vicedirección hay que atravesar todo el patio. Aunque el recreo ya terminó, todavía quedan grupitos por los pasillos.   
            — ¿Qué hace 4º año afuera…? –grita una voz cascada de tabaco.
La oficina es pequeña, sencilla pero solemne como en todos los colegios. Por una ventanita se cuela el alarido solitario de un alumno descuidado. Por ella se asoma precipitadamente la máxima autoridad a esta hora de la tarde.
— Che, che, che… Sacáte la gorrita, menos grito y adentro del salón. Vamos, entrá, entrá, dale…


Viviana Cacciatore, vicedirectora, habla sin pelos en la lengua.
“Acá hay nenes que tiene historias de vida que si te fijás, se te caen los lagrimones. Y es que si una se pone a ver, ya es mucho lo que hacen con sólo venir a la escuela… Hay nenas que no sabés ni quiénes son los papás, porque por más que les digas, los llamés, no vienen. Y muchos, pobrecitos, se arreglan como pueden”.
No debe ser fácil anteponer a diario esa gimnasia social a la evaluación de conocimientos que exige la currícula formal. La formación ética y ciudadana que no es la materia que se llama igual ni los contenidos de su programa.
“A veces los docentes decimos, este nene no puede estar más en la escuela por el comportamiento, o porque es terrible, o porque viene puesto… Yo también me lo plantee muchas veces, eh… Pero está bien: suponéte que vos no lo hacés venir a la escuela y son cuatro o cinco horas más que el chico está en la calle con el riesgo que significa para ellos dónde, cómo y con quién están si no están en la escuela”.
Queda claro por qué ese rol de la Educación es hoy más importante que el trasvaso de saberes.
“En todas las instituciones hay chicos que consumen y el que dice que no conoce a un alumno con ese problema es un mentiroso o bien no quiere ver. Uno ayuda como puede. Hablamos y hablamos y hablamos. Los chicos tienen que saber que hay alguien a quien pueden recurrir, eso es lo que tiene que quedar claro –opina Cacciatore, y prosigue- tienen temor a que uno los critique… y hay que hacerles saber que sí, cada uno tiene la vida que tiene y la lleva del mejor modo… pero la escuela es la escuela. Cuando pasan esa puerta, la vida de afuera tiene que quedar afuera. Y eso sí es un triunfo: hemos logrado que acá adentro no se consuma ni se venda (droga). Y que no haya robos. Eso es un logro mayor que las notas que se sacan en las distintas materias”.
La lucha es cotidiana y desde los aspectos más impensados. Aún desde cosas que parecen nimiedades.


En la batalla contra el look del alumnado, un día apareció en la escuela un cartel.
“Se permite el uso de gorritas en la escuela porque sabemos que quienes la usan tienen piojos”, decía.
Por unos días pocos se animaron a usar gorritas pero después volvió la moda implacable a prevalecer aún sobre el riesgo sociocultural de ser tildado de piojoso.
            “A mí la gorrita no me molesta, lo que pasa es que hay reglas que es lo mínimo que tenemos que hacerles entender que tienen que respetar. Andan con la gorra, la capucha encima y no se les ve la cara. Es algo que ellos tienen que saber: en ciertos lugares, hay normas que se tienen que respetar. Esa es la finalidad en ‘la guerra contra la gorrita’”. 
            Rumbo a una de las aulas, en la figura de la docente se dimensionará el peso de la prédica en esta cruzada contra el accesorio con visera. A medida que la vicediractora desfila por los cursos, sorprendidos, los que llevan el atuendo prohibido y la descubren aproximarse parecen ver al mismísimo Mandinga. Se sacan presurosos la gorrita, se sientan derechos y miran con cara de perro que tumbó la olla mientras la maestra pasea triunfal su presencia simulando que va pensando en otra cosa.

(Esta crónica es parte de una nota de la Revista Rosario Express de diciembre, que desde el  miércoles 14 estará en los kioskos)